Ojo! con ser rico pero pobre - Blog RGB - Radio Gospel Bojacá

¡Somos tu conexión con Dios!
Vaya al Contenido

Contacto directo

Creado por:
Ayudanos
a seguir

Ojo! con ser rico pero pobre

Radio Gospel Bojacá
Publicado por en Iglesia ·
Tags: MensajeReflexiónRiquezaMaterialBendiciónProsperidad
Leyendo el mensaje de Jesucristo a las siete iglesias, me he encontrado con algo muy interesante, en la revelación de Juan, la amonestación para cada una es “ el que venciere”, y las recompensas prometidas son cosas como: “le daré de comer del árbol de la vida”, “le daré la corona de la vida”, “Serán vestidos de vestiduras blancas”, “los haré columna en el templo de mi Dios”, “no borraré su nombre del libro de la vida”, “le daré que se siente conmigo en mi trono”, etc.

Ninguna promesa de cosas tangibles, valiosas, oro, joyas, bienes materiales, una casa de oro, algo que brille y los distinga.

Por ejemplo, a la iglesia de Pérgamo le dice: “Al que venciere…le daré una piedrecita blanca y en ella un nombre escrito” ¿Por qué no se le prometió un brillante, alguna gema preciosa o una pepita de oro? Simplemente una piedrecita blanca.

Estamos tan mentalizados en la prosperidad material que hasta cuando se predica de la esperanza venidera, mostramos un “cielo materializado”: Usted escucha frecuentemente en los sermones lo siguiente: “recibiremos coronas de perlas”, “caminaremos por calles de oro”, “piedras preciosas decoran el cielo”, “nos sentaremos en tronos de oro” …Etc.

Casi siempre confundimos las bendiciones de Dios con lo material, si, hay muchos que se entusiasman porque un día en el cielo caminaran por calles de oro, y entraran por puertas de perlas, se olvidan que aquellos hombres a quienes les era revelado, no tenían otros elementos de comparación para lo que veían, era su forma de describirlo, no abra oro, plata, ni perlas en el cielo, los valores serán otros.

Si lees, la iglesia de Laodicea era una iglesia mundana y muy rica en recursos, poderosa y prospera financieramente, ellos decían… “soy rico y estoy enriquecido y no tengo necesidad de ninguna cosa…”.

Dios le muestra lo que es en verdad: “No te das cuenta de que el infeliz y miserable, el pobre, ciego y desnudo eres tú”.

Se puede ser rico y muy pobre también. Lo que para la mayoría es riqueza y prosperidad no lo es en realidad, y menos en lo espiritual.

En nuestra sociedad materialista, con iglesias y predicadores materialistas, muchos que se comparan, les parece que no fueron favorecidos, o que no son “bendecidos”, tu fuente de madera no billa, y hasta parece de menor valor que muchas otras.

Lo que nos parece valioso no lo es delante de Dios, muchos como la iglesia de Laodicea piensan que son ricos y están enriquecidos y en realidad son pobres y miserables.



sin comentarios

Regreso al contenido