Errores del evangelio de la prosperidad‬ - Parte 03 - Blog RGB - Radio Gospel Bojacá

¡Somos tu conexión con Dios!
Vaya al Contenido

Contacto directo

Creado por:
Ayudanos
a seguir

Errores del evangelio de la prosperidad‬ - Parte 03

Radio Gospel Bojacá
Publicado por en Iglesia ·
Tags: prosperidadEvangelioPecadoCristianos
3. Los cristianos dan para ganar una compensación material de Dios.

‪Una de las características más llamativas de los teólogos de la prosperidad es su aparente fijación con el dar. Se nos insta a dar generosamente y se nos confronta con declaraciones piadosas como: “La verdadera prosperidad es la capacidad de utilizar el poder de Dios para satisfacer las necesidades de la humanidad en cualquier ámbito de la vida”, y “Hemos sido llamados para financiar el evangelio al mundo”. Mientras que tales declaraciones pueden parecer loables, este énfasis en el ofrendar se basa en motivos que son todo menos filantrópicos. La fuerza que impulsa esta enseñanza sobre el dar es a lo que el maestro de la prosperidad Robert Tilton se refirió como “Ley de la compensación”. De acuerdo con esta ley, supuestamente basada en Marcos 10:30, los cristianos deben dar generosamente a los demás, porque cuando lo hacen, Dios les devuelve más a cambio. Esto, a su vez, conduce a un ciclo de cada vez mayor prosperidad, que nunca se detiene.

Como Gloria Copeland expuso en su libró de 2012 “God’s Will is Prosperity” (La voluntad de Dios es la prosperidad): “Si da 10 dólares recibirá 1.000, si da 1.000 recibirá 100.000 ... En resumen, Marcos 10:30 es un muy buen negocio”. Es evidente, por tanto, que la doctrina del dar del evangelio de la prosperidad, está construida sobre motivos deficientes. Mientras que Jesús enseñó a sus discípulos a “dar sin esperar nada a cambio” (Lucas 10:35)  los teólogos de la prosperidad enseñan a sus discípulos a dar porque conseguirán un gran retorno de inversión.

No te pierdas próximamente la cuarta entrega – Errores del evangelio de la prosperidad que se predica hoy en las iglesias.

Fuente: thegospelcoalition



sin comentarios

Regreso al contenido