Blog RGB - Radio Gospel Bojacá

¡Somos tu conexión con Dios!
¡Somos una RADIO diferente!
Vaya al Contenido

Contacto directo

Creado por:
Ayudanos
a seguir

¿Como saber? si soy victima de una iglesia manipuladora.

Radio Gospel Bojacá
Publicado por en Informes ·
Tags: ManipulaciónMentiraIglesiaVictimaCristianoSociedad
La manipulación en las iglesia es una realidad que muchos hemos observado pero poco se ha analizado.

Manipular les surge a los hombres de sus entrañas, no necesita esforzarse para lograrlo esta en el corazón humano desde su caída del Edén, todos hacemos uso en mayor o menor medida de este habito humano consiente o inconscientemente.

Es una realidad que muchos hemos observado pero poco se ha analizado. Por eso me permito resumir algunos aspectos del problema, sin pretender agotar el tema.


En sentido literal, según el Diccionario de la Real Academia, «manipular» significa «operar con las manos o con cualquier instrumento (»algo así como «manosear»).

En su sentido que nos interesa, se define como «acto de intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros en la política, en el mercado, en la información, etcétera, con distorsión de la verdad o la justicia y al servicio de intereses particulares sectoriales o personales.

Esencial al concepto es el irrespeto a la persona, y al derecho o la autodeterminación de su víctima, como a su libertad.

Manipular es jugar con el pensamiento, sentimiento y conducta de otras personas, tal vez alguno ignora que este tipo de “ayudita! En las cosas del señor. Es pecado, y produce débiles conversiones, al estar basadas en ayuditas humanas en vez del poder de la palabra de Dios.



Vivimos en una cultura de manipulación

Un buen punto de partida puede ser un análisis psicológico del fenómeno de la sugestión.

Aquí el sentido de «sugestionar» que nos interesa es el proceso psicológico mediante el cual una persona busca dominar la voluntad de alguien, llevándolo a pensar o actuar de determinada manera (Real Academia; Wikipedia).

Según La guía de psicología, «la sugestión es un estado psíquico provocado, en el cual el individuo experimenta las sensaciones e ideas que le son sugeridas y deja de experimentar las que se le indica que no sienta.

Las formas extremas de la sugestión son el hipnotismo y el lavado de cerebro

Pero una forma mucho más común, que permea toda nuestra sociedad moderna, es la propaganda, tanto comercial como política, a veces subliminal (inconsciente; «por debajo del umbral de la conciencia»).

La propaganda nos evoca, con tremenda sutileza, las ¡ganas! de comprar cosas que no necesitamos para nada.

Adolfo Hitler, junto a su ministro de propaganda, Paul Joseph Goebels, perfeccionó la ciencia de la propaganda y logro conducir al mundo a la guerra, operando cosas como estas;

"Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad".

“Miente, miente, que al final algo quedará... ...cuanto más grande sea una mentira, más gente la creerá..." Joseph Goebbels, ministro de Propaganda nazi.

El mandamiento de Jesús: «Mirad, pues, cómo oís» (Lc 8.18; Mr 4.24)1, nos impone el deber de permanecer alertas y no dejarnos engañar por ninguna propaganda, con apariencia de “información”





sin comentarios

Regreso al contenido