Blog RGB - Radio Gospel Bojacá

¡Somos tu conexión con Dios!
¡Somos una RADIO diferente!
Vaya al Contenido

Batallando con la Traición

Radio Gospel Bojacá
Publicado por en Relaciones ·
Tags: RelacionesMensaje
[image:image-0]
¿No te parece extraño, que muchas de las heridas más profundas que cargamos en nuestra vida vienen de las manos de aquellos a quienes tanto hemos amado y de quienes nos han amado tanto también?

Al contrario de la opinión de que puede haber dos categorías de relaciones – aquellas que ayudan y aquellas que hieren – la experiencia nos muestra que la intimidad inevitablemente invita a las lesiones.

¿Esto puede ser cierto? Nos sorprendemos terriblemente cuando sabemos que los crímenes atroces en las noticias no fueron perpetrados por un extraño y malvado callejero, sino por un padre, un amigo cercano o una persona de confianza de la familia. Escuchamos historias de infidelidad, de la negligencia de un padre, de promesas incumplidas y vidas rotas.

La traición a esos niveles tan profundos desafía nuestra credulidad. ¿Cómo podemos hacer que eso tenga sentido? ¿Cómo puede estar pasando algo así?

Usamos palabras como trágico, sin sentido y terrible. Cuando nuestra confianza es traicionada, realmente puede halarnos la alfombra de debajo de nuestros pies y la gente se queda a menudo preguntándose qué fue lo que anduvo mal.

Para la gente que haya sido traicionada, la gran tragedia de la vida no es que las cosas se hayan roto, sino que las cosas no se puedan arreglar. Es la falta de reconciliación lo que más duele. Tristemente esas relaciones no se pueden enmendar, pero la belleza es que en esos momentos, Dios si puede reparar un corazón herido. La reconciliación con Dios es lo que puede traer sanación real a estos problemas. Por tanto, si conoces a alguien que esté pasando por algo así, Dios quiere enmendar corazones y ayudarlos a encontrar identidad y propósito en Él.

Aquí te doy 4 manera prácticas con las que puedes ayudar a alguien a salir de la traición y llegar a un lugar de reconciliación con Dios:

1- Habla acerca de ello e incentívalos a expresar sus emociones. Hablar de ese tipo de cosas puede ser doloroso y las personas se pueden sentir muy vulnerables. Pero escucharlos articular su dolor es un primer paso que ayuda mucho a sanar.

2- Habla con palabras que les aseguren que Dios está cerca de quienes tienen roto el corazón. Dios se puede sentir muy lejano, así que recuérdales que la verdad es todo lo contrario y Dios los invita a que se acerquen a Él.

3- Invítalos a que batallen ese problema acompañados por Dios y a que traten de conseguir cómo perdonar. Darles un sermón es lo último que necesitan, por tanto, asegúrate de ser muy cálido y también sensible a su dolor.

4- La sanación toma tiempo. No esperes que sanen de un momento a otro. Edificar la confianza toma tiempo y el perdón es una decisión que tiene que ser tomada a diario. Mientras es muy fácil decirlo en una frase, la verdad es que toma mucho tiempo para que el aguijón del rechazo y la ira se desvanezcan.

Este post fue originalmente publicado por Dave Fischer para Revista Relevant.



sin comentarios

Regreso al contenido